(00 51 1) 273 5728

 

La recaudación tributaria en el Perú logró un resultado positivo por segundo año consecutivo en el 2019, de acuerdo con la Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat). Al cierre del año pasado, la recaudación total, descontando las devoluciones, sumó S/ 110,768 millones, monto que representó un incremento de 3.7%, respecto de los ingresos del 2018. “Este resultado positivo consolida la tendencia a la recuperación de la recaudación tributaria, luego de las contracciones experimentadas entre 2015 y 2017”, aseguró la entidad tributaria. El incremento de la recaudación logrado el 2019 se da a pesar de que en dicho año el monto de devoluciones tributarias logró una cifra récord de S/ 18,046 millones, que es 6.5% superior a los S/ 16,583 millones devueltos el año previo. Según la Sunat, este incremento en las devoluciones se sustenta en las mayores devoluciones a los exportadores y a los proyectos de inversión acogidos al Régimen de Recuperación Anticipada del Impuesto General a las Ventas (RAIGV). A ello se une la aplicación de las deducciones adicionales de hasta 3 UIT a las personas naturales.

Ventas mejoraron 
En el caso de la recaudación de cada uno de los tributos específicos, en el caso del Impuesto General a las Ventas (IGV) alcanzó los S/ 63,505 millones, registrando un incremento de 2.5%, es decir, S/ 2,839 millones más que en el año 2018. A nivel de componentes hubo dos resultados distintos. Por un lado, el IGV interno registró una recaudación de S/ 37,892 millones que es 5.6% superior al año previo, es decir, un mejor desempeño en las ventas locales. Sin embargo, el IGV por importaciones recaudó S/ 25,613 millones, que significó una caída de 1.8%. Impuesto a la Renta La recaudación por Impuesto a la Renta también se incrementó en 3.5%, logrando un monto de S/ 44,015 millones, que es S/ 2,417 millones más que lo alcanzado en el 2018. En el detalle de los ingresos por este tributo también hubo resultados diversos. En cuanto a los pagos a cuenta del régimen general y el régimen Mype Tributario del Impuesto a la Renta de la tercera categoría, en el año 2019 se recaudaron S/ 19,088 millones, lo que permitió obtener un crecimiento de apenas 0.5% en la recaudación anual. La Sunat explicó que el débil crecimiento de este grupo se debió a menores pagos recibidos del sector minería e hidrocarburos, asociados a las menores cotizaciones internacionales, menor producción y conflictividad social. Por otro lado, en el Impuesto a la Renta de segunda categoría el crecimiento fue de 33.2%, de los no domiciliados creció en 13.7% y por quinta categoría en 4.3%, rubros en los que se registraron importantes pagos extraordinarios a lo largo del año, producto de las acciones de Sunat y de la venta de activos por montos significativos por parte de los contribuyentes. ISC La recaudación por concepto de Impuesto Selectivo al Consumo (ISC) sumó S/ 8,216 millones, que fue 17.3% mayor a lo recaudado por este tributo en 2018.   

 

Se recuperaron S/ 3,550 millones de deuda tributaria  
De acuerdo con la Sunat, en 2019 se evidenció un avance importante en la eficiencia de recuperación de la deuda, pues la entidad tributaria recuperó S/ 3,550 millones que formaban parte del stock proveniente de periodos anteriores, cifra récord superior en S/ 1,550 millones, respecto a los S/ 2,000 millones recuperados durante el 2018. Se recuperaron S/ 3,550 millones de deuda tributaria cifra récord “Durante el 2019 se recuperaron montos importantes de deuda en litigio, destacando algunos casos emblemáticos del sector telecomunicaciones; además de la recuperación de deuda tributaria de empresas vinculadas al grupo empresarial Odebrecht, mediante el cobro del Fideicomiso de Retención y Reparación – FIRR, aprobado con la Ley 30737”, señaló la Sunat.  

 

Mediante resolución de Sunat, la superintendencia designó a los sujetos obligados de emitir comprobantes de pago electrónicos de manera gradual a partir del 2020, 2021 y 2022.

Con esta disposición, la emisión se volverá obligatoria para todas las empresas del mercado peruano, y no solo algunas designadas mediante anteriores resoluciones de Sunat, como las de exportación de bienes o aquellas con ingresos iguales o mayores a 150 UIT. La integración de todas las empresas al régimen se hará de manera gradual, empezando por las más grandes, hasta cubrir a todo tipo de empresas. En ese sentido, se ha designado que aquellos que tuvieron ingresos mayores o iguales a 75 UIT durante el periodo 2019 deberán empezar a emitir facturas electrónicas desde el 1 de julio del 2020. Por otro lado, deberán empezar a emitir boletas electrónicas a partir del primero de enero del 2021. Es necesario indicar que el valor de la UIT utilizado es el del 2019 (S/ 4,200), y no el del 2020 (S/ 4,300).

otros obligados

Recordamos que Sunat busca que esta forma de emisión de comprobantes se vuelva la regla general para todos los proveedores de bienes y servicios. Esto debido a que, como señalan en la resolución bajo comentario, “dicha forma de emisión permite obtener información para mejorar el control del incumplimiento tributario”. Para incluir a todas las empresas, Sunat ha señalado que también deberán emitir comprobantes electrónicos aquellos sujetos que a partir del 1 de enero del 2020 “dejen de figurar en el RUC” y se afilien al RUS, siempre que realicen operaciones por las que se debe emitir factura o boleta de venta. Además, para incluir a todos aquellos sujetos que no hayan tenido ingresos u operado en el 2019, Sunat aclara que desde el 1 de enero del 2022 todo sujeto que realice operaciones por las que corresponda emitir comprobante de pago se encontrará obligado a emitir factura electrónica o boleta de venta electrónica, correspondientemente.

Luego, aquellas empresas que hayan tenido ingresos de entre 23 y 75 UIT en el 2019 estarán obligadas a emitir facturas electrónicas a partir del 1 de enero del 2021. Sin embargo, estas empresas no se encontrarán obligadas a emitir boletas de pago electrónicas hasta el primero de julio del 2021. Finalmente, aquellas empresas que hayan generado  una renta menor a 23 UIT en el 2019 deberán empezar a emitir facturas electrónicas desde el primero de julio del 2021 y boletas electrónicas a partir del primero de enero del 2022.

Cifras y datos
84% de ventas ya se efectúa mediante facturas, boletas y otros documentos electrónicos.

 

Anteriormente, muchas empresas solicitaban préstamos a empresas vinculadas con tasas de intereses altas. Luego, cuando pagaban su deuda, los intereses se deducían del Impuesto a la Renta (IR), creando un “escudo fiscal” artificial, ya que realmente, se le estaba pagando a empresas que compartían dueños. Ante esto, la administración tributaria decidió que solo se podría deducir el pago de intereses a empresas vinculadas como gastos del IR hasta por un monto de tres veces su capital social. Sin embargo, esta limitación se ha extendido para alcanzar a todo tipo de préstamos desde este año, por lo que las empresas no podrán deducir del IR los gastos en intereses por deudas que tengan con cualquier empresa, si estos costos superan tres veces el monto del capital social. Según Elizabeth Rosado, socia de EY Perú, este cambio hace al nuevo cálculo del IR “mucho más complejo” y debería generar un cambio de actitud por parte de las empresas al momento de adquirir créditos, ya que ahora deberían pensar si los “intereses realmente son deducibles o no”. Comenta que esta medida hace que los intereses “ya no sean tan atractivos como antes”. “Si pedías un préstamo a un banco y deducías el 100% del interés pagado, hoy en día ya no puedes”, agrega. Por lo tanto, ahora un préstamo costaría el interés más el IR, lo cual “incrementa el costo de los financiamientos”. Víctor Hospinal, gerente tributario en EY Perú, señala que las empresas deberán “armar” un file tributario para que de manera preventiva se puedan identificar todos los gastos, permitiendo calcular cuáles fueron deducibles y cuáles no.

En ese sentido, plantea a las empresas crear documentos que “generen trazabilidad”, recomendando que cuiden sus deducciones por pago de intereses, ya que considera que este sería el enfoque de Sunat para el 2020. Cambios necesarios De acuerdo a Rosado, este cambio se habría dado para evitar medidas elusivas encubiertas. Considera que “detrás de una operación bancaria se podría estar lidiando con una vinculada de la empresa”. Sin embargo, cree que la reglamentación actual genera sobrecostos, por lo que recomienda utilizar el modelo normativo de otros países como base para reducir el impacto en los estados de cuentas de las empresas. Además, cree que la Sunat debería permitir que las empresas puedan “probar que el dinero tomado en préstamo no proviene de una empresa vinculada”, para evitar sancionar a empresas que realmente solo se estén financiando mediante préstamos.  

Fuente: Gestion.   

 

La Cámara de Comercio de Lima (CCL) precisó que el incremento del valor de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT), a S/ 4.300 para el 2020, tendrá efectos tributarios y administrativos para los contribuyentes porque se aplica en el índice de referencia para la declaración y pago del Impuesto a la Renta (bases imponibles, deducciones, límites de afectación, etc.), Impuesto Predial, Impuesto al Patrimonio Vehicular, Impuesto de Alcabala, entre otros.

Además, la UIT también se emplea para determinar el monto de los derechos de trámite en la administración pública, la aplicación de sanciones tributarias y administrativas y obligaciones contables. “Para el caso del pago del Impuesto a la Renta (IR) sobre los sueldos, el nuevo valor de la UIT permite ampliar el rango de exoneración del IR, tanto para trabajadores en planilla (dependientes) como para independientes, lo que significa un ahorro para el trabajador”, manifestó Víctor Zavala, gerente del Centro Legal de la CCL.

En el caso de los trabajadores dependientes, que pagan rentas de quinta categoría, se les exonera el pago del IR siempre que perciban ingresos anuales hasta por 7 UIT, es decir, que hoy con la UIT de S/ 4.200, están exonerados del pago del IR los trabajadores en planilla que ganen hasta S/ 29.400 anuales o perciban un sueldo mensual de S/ 2.100. Con el incremento de la UIT a S/ 4.300, la exoneración en 2020 será para quienes tengan un sueldo anual de hasta S/ 30.100 o mensual de S/ 2.150 (considerando 14 remuneraciones al año).

En el caso del Impuesto Predial y de Alcabala, el pago también será menor dado que los tramos y tasas están en función de la UIT.

Cabe señalar que en los últimos años, la UIT ha registrado las siguientes variaciones: S/ 3.650 en el 2012, S/ 3.700 en el 2013, S/ 3.800 en el 2014, S/ 3.850 en el 2015, S/ 3.950 en el 2016, S/ 4.050 en el 2017, S/ 4.150 en el 2018, S/ 4.200 en el 2019 y S/ 4.300 en el 2020.