(00 51 1) 273 5728

 

Un nuevo lineamiento jurisprudencial de observancia obligatoria para la compensación del saldo a favor del impuesto a la renta (IR) con deudas correspondientes a otros tributos estableció el Tribunal Fiscal (TF). Así, si bien el deudor tributario no puede efectuar la compensación automática del saldo a favor del IR con deudas distintas a los pagos a cuenta de este impuesto, ello no implica una prohibición para que, a solicitud de parte, la administración efectúe esa compensación, conforme con lo previsto por el artículo 40 del Código Tributario, detalla la RTF N° 08679-3-2019 como criterio vinculante para todos los vocales de dicho colegiado administrativo.

Fundamento
En el caso materia de esta resolución administrativa, un contribuyente al presentar en marzo de este año su declaración jurada del IR 2018, consignó en la casilla 138 como saldo a su favor la suma de 350,593 soles y marcó la opción 2, referida a la aplicación del saldo a favor contra los pagos a cuenta futuros del IR. En función a ello, el 27 de junio del presente año ese contribuyente solicitó la compensación del exceso del IR 2018, con las deudas por el impuesto general a las ventas (IGV) de enero a abril del año en curso, por los importes de 25,117 soles, 16,379, 30,864 y 8,234 soles, respectivamente y por las cuotas del impuesto temporal a los activos netos (ITAN) correspondientes a los meses de marzo a mayo del 2019, por los importes de 2,199.00, 2,171.00 y 2,141.00 soles, respectivamente. La Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria (Sunat) declaró improcedente las solicitudes de compensación, alegando que no existía crédito por el IR 2018 por no haber registrado pago alguno en el Formulario PDT 708 y, en todo caso, el exceso del IR solo se podía compensar con los pagos a cuenta del IR 2019 o pedir su devolución.

El TF determinó entonces mediante Acuerdo de Sala Plena N° 2019-35, el citado criterio vinculante por considerarlo recurrente en virtud a lo dispuesto por el artículo 154 del TUO del Código Tributario, aprobado por Decreto Supremo N° 133-2013-EF, modificado por Ley N° 30264. La resolución podrá visualizarse ingresando a https://diariooficial.elperuano.pe/Jurisprudencia.

Trascendencia
Ante esta RTF la Sunat debe verificar la existencia del saldo no aplicado y atender lo solicitado por el contribuyente, permitiéndose su aplicación no solo contra los futuros pagos a cuenta del IR, sino también contra cualquier otro tributo administrado por la entidad recaudadora, como el IGV, indicó Víctor Zavala, gerente legal de la Cámara de Comercio de Lima (CAL). Así, el contribuyente que al presentar su declaración jurada del IR anual registra un exceso de pago del impuesto, tendrá derecho a solicitar a la Sunat que ese exceso sea compensado con otros tributos que adeude, pues la compensación no es automática, precisó.  

 

Hasta ahora se interpretaba que el adquirente en un proceso de fusiones y adquisiciones solo respondía por la deuda tributaria del vendedor hasta el valor del activo y/o  pasivo trasferido. En junio, la Sunat emitió un Informe N° 085-2019-SUNAT/7T0000, mediante el cual indica que la responsabilidad tributaria es solidaria entre el deudor y el adquirente de activos del deudor, quien deberá responder por la totalidad de las deudas tributarias del otro. Es decir que si una empresa adquirente una línea de negocio de otra, al hacerlo, se estaría exponiendo a que Sunat pueda cobrar todas las obligaciones tributarias generadas por la vendedora hasta la fecha de adquisición de este conjunto de activos y pasivos, pudiendo accionar contra esta antes que contra la obligada original.

Impacto en el mercado
“Los principales afectados son aquellos que realizan operaciones de M&A mediante la adquisición de líneas de negocio de la otra empresa”, indica Camilo Maruy, socio del estudio Rebaza, Alcázar y De las Casas. “Muchas operaciones de M&A se podrían llegar a caer”, dice. Esto, debido a que habría las mismas consecuencias tributarias para la adquisición de un rubro del negocio y para la adquisición de la totalidad de la compañía, por lo que el costo de las adquisiciones se incrementaría sustancialmente. “Este es un tema que afecta mucho al mercado. No es un tema conceptual, hay operaciones enteras que se pueden caer, e industrias enteras que pueden sufrir un golpe importante”, concluye el experto.  

Otro enfoque
Por su parte, Eduardo Joo, socio del estudio Amprimo, Flury, Barboza & Rodríguez, opina que no habrá un efecto tan drástico. “No es una real amenaza al mercado”, indica, “lo que se verá, será que se incrementará el costo de las operaciones, pero no al punto que se vuelvan inviables”. Por otro lado, comenta que “los informes de la Sunat han señalado que la responsabilidad solidaria solo existiría en casos de que la venta de activos reduzca la capacidad del transferente para pagar sus obligaciones. En la mayoría de los casos lo que ocurre es que al vender un bien no se pierde esta capacidad, sino que simplemente se vuelve líquida y más fácil de cobrar”, por lo que considera que esta interpretación no afectaría las transacciones regulares. El abogado indica que la Sunat ha decidido hacer conocer esta interpretación de forma expresa para fomentar patrones de conducta responsable y que se utilizará para sancionar a personas que estén intentando eludir impuestos.  

Otrosí digo
Posición de la Sunat. La entidad fiscalizadora tributaria ha señalado que la responsabilidad solidaria no tenía límite alguno para transferencias regulares entre empresas y que el único límite en la norma se da para casos de herederos, legatarios y socios que reciben activos o pasivos por la liquidación de la empresa. Por otro lado, indica que las multas deben ser incluidas dentro de la deuda tributaria solidaria, de acuerdo a lo dispuesto por la legislación, por lo que la posición tomada por Sunat estos últimos meses “responde a lo dispuesto en el Código Tributario”.

 

 

La mayoría de empresas vinculadas al sector industrial declaró que en el tercer trimestre del año el nivel de producción (71%) y de ventas (70%) fue igual o menor a similar periodo del año pasado, según la última Encuesta de Opinión Industrial del III trimestre, elaborada por la Sociedad Nacional de Industrias (SNI). De hecho, el 65% de encuestados declaró que su actividad productiva se vio limitada principalmente por la reducción de la demanda interna (69%). Este factor se consolida por séptimo trimestre consecutivo como el principal problema percibido por los empresarios. En este contexto, el 81% de industriales, es decir 8 de cada 10, declaró que no tiene previsto contratar más personal en el próximo trimestre. Este resultado es 9 puntos porcentuales (pp) mayor que en la encuesta de julio (72%). Esta decisión no solo se limita a las empresas industriales. Según el BCR, las expectativas para contratar personal a corto plazo de las empresas en general está en terreno negativo.  

Economía
En línea con el resultado de las empresas industriales en el tercer trimestre, la encuesta de la SNI también reveló que las expectativas sobre el resultado que alcanzarán los negocios -y su entorno- no son favorables. De hecho, se han deteriorado respecto al reporte pasado. El 35% de los industriales considera que la economía peruana será mala o muy mala en el corto plazo (entre octubre y diciembre de este  año). Esto significa 15 puntos porcentuales menos comparado con la encuesta anterior (20%). Además, el 48% señaló que el contexto económico en el último tramo del año será “regular”. Esta perspectiva es contraria con las proyecciones económicas para el cuarto trimestre. Por ejemplo, Macroconsult estimó que el PBI se expandiría 2.7% en el último tramo del año, la segunda tasa de crecimiento más alta del 2019.

Sector y negocio
Asimismo, el 28% de los industriales también consideró que la situación de su sector será “mala” o “muy mala”, 9 pp por encima del resultado registrado en julio. Además, el 50% señaló que la industria manufacturera será “regular” en el último trimestre. Este resultado camina con el PBI de la manufactura alcanzado en los primeros siete meses. Entre enero y julio, la industria se contrajo 2.64%, explicado por la caída del lado primario (-12.22%) y el débil crecimiento de la manufactura no primaria (1.19%). En cuanto a las expectativas de su propio negocio, el 38% de las empresas del sector industrial espera una evolución “buena” o “muy buena” para los próximos tres meses; en el trimestre anterior, el 41% esperaba un comportamiento favorable.

Capacidad instalada
Respecto al porcentaje de utilización de la capacidad instalada de las empresas, el 40% de los industriales encuestados manifestó que su empresa produjo entre el 51% y 75% de su volumen máximo de producción durante el tercer trimestre 2019. En tanto, el 30% indicó haber trabajado entre el 26% y 50% de su capacidad, según la encuesta.    

 

¿Quién no ha recibido alguna vez un billete falso?

Debido a que los falsificadores han mejorado la calidad de sus imitaciones el miedo a ser estafados se incrementa, y más cuando se trata de billetes de alta denominación como los de S/ 100 y S/ 200. Incluso hay quienes prefieren no recibir este tipo de billetes. Por eso el Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) brinda algunas recomendaciones para que el público pueda reconocer y diferenciar un billete falso de uno auténtico.

Los billetes de S/ 200 de 1991 a 2006 tienen en el anverso como figura principal la imagen de Santa Rosa de Lima y en el reverso, el Convento de Santo Domingo. Mientras los de 2009 a 2016 conservan a la santa limeña en el anverso, pero en el reverso se muestra una ilustración de la Ciudad Sagrada de Caral - Supe. Según la BCR, las diferencias entre un billete falso y uno verdadero pueden ser percibidas fácilmente, si se tienen claros los tres pasos a seguir para verificar la autenticidad de un billete: tocar, mirar y girar. A continuación, el paso a paso.

1. Toque y verifique que el material del billete sea algodón y no papel bond.

2. Revise la marca de agua. Se ve al colocar el billete al trasluz. El billete de S/. 200,00 cuenta con una marca de agua con tres zonas claramente diferenciadas: el rostro de Santa Rosa de Lima, el número 200 y la silueta de parte de una arquería.

3. Mire el hilo con figuras en movimiento. Al girar levemente el billete las figuras de peces en el hilo se mueven de derecha a izquierda o de arriba hacia abajo.

4. Verifique que la tinta cambie de color. Colocando el billete a la altura de los ojos se aprecia el número 200 de color cobre. Al girar levemente el billete, el color cambia a verde.

5. Revise el número oculto (imagen latente). Al girar el billete a la altura de los ojos, aparecerá el número 200.

6. Asegure que el registro sea perfecto. Por el anverso se observa de color ocre, el número 200 incompleto. Por el reverso se ve de color gris, el número 200 también incompleto. Al colocar el billete al trasluz se observa completo el número 200, en perfecta coincidencia ambos colores.

7. Observe detenidamente las microimpresiones. Con ayuda de una lupa se lee textos microimpresos (BCRP, PERU y 200).

8. Verifique la impresión fluorescente. Bajo la luz ultravioleta (UV) se pueden observar las fibrillas, el texto BCRP y una imagen que muestra dos colores fluorescentes impresos a registro.