(00 51 1) 273 5728

 

¿Trabaja en una empresa privada, está en planilla y renueva cada tres o seis meses? 
En el Perú hay nueve modalidades de contratos de trabajo sujetos a plazo fijo. Entre ellos están los que se firman por inicio o lanzamiento de una nueva actividad, por necesidad del mercado (por incrementar la producción) y por reconversión empresarial (ampliación en las actividades de la empresa).También están los contratos ocasionales (para atender necesidades transitorias), los contratos de suplencia (para sustituir las labores de un trabajador ausente por una causa justificada) y los contratos de emergencia (para cubrir necesidades promovidas por un caso fortuito).

Y por último, están los contratos para obra determinada (especifica duración), los intermitentes (para cubrir actividades que por su naturaleza son permanentes pero discontinuas) y los contratos de temporada (en determinadas épocas del año). Sin embargo, cuando usted ingresa a una empresa -cuya plaza pertenecía a un trabajador con contrato indeterminado, su empleador puede renovarle el contrato, por ejemplo, cada tres meses de manera consecutiva hasta por un plazo máximo de cinco años.

"Al pasar los cinco años la persona se convierte en un personal estable. Es decir, pasa a tener un contrato indeterminado; por lo tanto, no tiene fecha de término", precisó a Gestión Ana Cecilia Torres, coordinadora de la Dirección de Capacitación y Difusión Laboral del Ministerio de Trabajo y Promoción de Empleo (MTPE ). En esa línea, la funcionaria aclaró además que si el trabajador ya superó ese número de años y es retirado de la empresa, sin existir una causa o motivo justo, el empleador deberá pagarle una indemnización equivalente a un sueldo y medio por cada año trabajado.

"Cinco años y un día, la persona es un trabajador estable por ahí que muchos empleadores siguen renovando, pero ya soy estable", reiteró.

¿Qué pasa si al año seis usted sigue firmando su renovación y luego le dicen que su contrato ya finalizó? "Si en algún momento lo quieren sacar, deberá demostrar que tiene más de cinco años y es personal estable. No le pueden decir que su contrato se venció. De ser así, entraría el tema de desnaturalización", concluyó Torres.

 

Aunque la mayoría de las personas que piensa que es buena para las entrevistas, la verdad es que no lo es, especialmente si no está recibiendo ofertas de trabajo para demostrarlo. Según señalan desde Forbes, hay muchas reglas sobre lo que se debe hacer en las entrevistas de trabajo, pero ¿qué pasa con lo que no debe hacer?. Si deseas aumentar sus posibilidades de asegurar la oferta de trabajo de sus sueños, solo hay siete cosas que debe evitar pronunciar, sugieren desde la revista americana:

"Soy increíble en lo que hago"
Hay una diferencia entre presumir y exudar confianza genuina. Y, en el mundo laboral, el secreto está en demostrar lo que sabe, no alardear. El empleador no necesariamente creerá al pie esta afirmación. De hecho, es más que probable que no lo hará. Distinto es si le muestra al entrevistador que es increíble a través de ejemplos, historias y logros medibles. Esto ofrece una imagen que  permitirá deducir que sí es increíble en lo que hace. Y dará la oportunidad de que el otro concluya por su cuenta que usted sería beneficioso para el equipo. 

"No soy bueno en esto pero ..."
Imagínese escuchar a su pareja decir: "No te amo, pero ..." Su primera respuesta sería: "Disculpe, ¿qué?" Independientemente de las palabras tranquilizadoras que puedan seguir a esa afirmación, es posible que no le importe nada más porque aún está pensando solo en esas primeras cinco palabras. Así es como podría sentirse su reclutador cuando dice: "No soy bueno en esto pero ..." o "No tengo mucha experiencia en esta área pero ..." Vaya directamente a su experiencia o habilidades que le permitirán ser un activo o que demuestre que está bien preparado para el desafío.

"En mi posición actual, gano ..."

Su salario actual no tiene nada que ver con su salario futuro. Esa sigue siendo una opinión impopular, pero cuanto más rápido lo asuma, más rápido estará entre las personas que se aseguren aumentos de salario. Recuerde que su salario actual no transmite el valor que va a aportar a una nueva función o compañía: no simboliza las habilidades, ideas y soluciones que puede ofrecer al equipo. 

"[Cualquier cosa negativa o innecesaria sobre su empresa actual]"
Hablar sobre lo que falta en su empresa actual o las habilidades que le faltan a su gerente actual, incluso como una forma de explicar qué es lo que está buscando, cuenta como hablar mal de su compañía actual. Deseche explicaciones como: "En mi función actual, no me siento desafiado ni apoyado por mi gerente, por lo que quiero colocarme a una empresa que respalde a los miembros de su equipo y ofrezca orientación. Es por eso que estoy tan interesado en la oportunidad de trabajar aquí".

"Estoy listo para comenzar el lunes"
Si bien es probable que esté listo para comenzar lo antes posible, debes parecer competitivo y no desesperado. Y es que los mejores candidatos generalmente están sopesando sus opciones y decidiendo entre ofertas de trabajo. Decir esto no le da a los gerentes de contratación la impresión de que está frente a un candidato de primer nivel, tampoco le da mucho margen para negociar un salario superior ya que se muestra ansioso. Por otro lado, si actualmente está trabajando en otro lugar, pondrá a su reclutador en alarma, ya que nada le asegura que en un futuro proceda de igual manera con tal de marcharse cuanto antes a alguna otra empresa.

"Mi debilidad es que soy un perfeccionista"
Es terrible escuchar a alguien tratando de convertir su fuerza en una debilidad. Nadie es perfecto o lo tiene todo junto, por lo que es mejor ser sincero acerca de su verdadera debilidad y compartir los pasos que ha tomado para mejorarla.  Esto le permitirá parecer más consciente de sí mismo y consciente de su desarrollo profesional.

"No, no tengo ninguna pregunta"
Siempre debe tener preguntas. Hacer preguntas perspicaces es su oportunidad de demostrar que es la persona que necesitan para el trabajo, al tiempo que garantiza que la función sea realmente adecuada para usted.

 

Han pasado tres años desde que una ley del Congreso permitió a los afiliados de AFP retirar hasta el 95.5% de sus fondos pensiones al momento de jubilarse. Expertos del sector previsional habían adelantado que solo después de tres años de que entrara en vigor la norma sería posible evaluar de modo más certero su impacto sobre el Sistema Privado de Pensiones (SPP).
Cumplido dicho plazo, se tiene que entre mayo del 2016 y febrero del 2019 los afiliados que optaron por retirar sus ahorros previsionales, tras jubilarse, sumaron 236,456, según datos de laSuperintendencia de Banca, Seguros y AFP (SBS) . De ellos, el 65% son hombres y el 35% restante, mujeres. Asimismo, las AFP y SBS estiman que las dos terceras partes de los afiliados que se llevaron sus fondos lo hicieron acogiéndose al Régimen Especial de Jubilación Anticipada por Desempleo (REJA) y a la Jubilación Anticipada Ordinaria (JAO).
Así, 190,321 de estos afiliados que decidieron retirar sus ahorros para una pensión tenían entre 51 y 65 años, pese a que la edad de jubilación legal es 65 años. Incluso 13,256 se jubilaron con 50 años o menos, entre los cuales 26 tenían menos de 41 años. La ley del retiro del 95.5% de fondos impulsó el crecimiento de la jubilación anticipada, indicó la SBS en un reporte de este año. Además, 8,497 afiliados se llevaron su dinero después de cumplir 71 años, y 105 de ellos tenían más de 85 años. El monto total retirado por los jubilados de AFP desde mayo del 2016 hasta el 2019 asciende a S/ 19,396 millones, es decir, 12% del fondo que administran las AFP.

Promedio
Significa, además, que cada afiliado se llevó, en promedio, alrededor de S/ 82,000. Aunque ese promedio puede ser engañoso porque la mayoría de fondos retirados son relativamente pequeños y hay menos fondos grandes, según Mario Ventura, gerente general de la aseguradora Protecta Security. Recientemente, la superintendente adjunta de la SBS, Mariela Zaldívar, señaló que hasta hace un año un tercio de las personas que habían dispuesto del 95.5% de sus fondos ya lo habían gastado, y proyectó que este porcentaje subió en el 2019.
Ventura estimó que, a la fecha, más de 40% de afiliados que retiraron sus fondos, es decir, más de 94,500, gastaron todo ese dinero. Refirió que, según un estudio del BID , el primer año el 13% de estas personas consumió todo su fondo. “El dinero se estaría yendo a un ritmo de 13% a 15% al año; eso querría decir que en seis años no quedará nada”, advirtió. Renzo Ricci, gerente general de Prima AFP, señaló que la evidencia demuestra que las personas no están manejando adecuadamente el dinero retirado.
Así, sostuvo que un tercio de los fondos, aproximadamente, se destina al consumo, otro tercio va a una cuenta de ahorro hasta que la persona decida qué hacer con ese dinero, y el resto se orienta a inversiones financieras.

Principal afectado
El informe de la Comisión de Protección Social del 2017 indicó que buena parte de este dinero estaba en cuentas de ahorro con tasa de interés que no eran las mejores. Los que tienen fondos más grandes invierten en instrumentos financieros como aportes voluntarios en AFP , rentas privadas en aseguradoras, fondos mutuos y depósitos a plazo. “El principal afectado (con la ley del 95.5%) es el afiliado. En el corto plazo, genera una sensación de bienestar el poder retirar los fondos. Sin embargo, en el largo plazo, todos dejaremos de trabajar en algún momento sin generar ingresos. El riesgo es inmenso; estamos hablando de 20 o 30 años sin ingresos porque la gente se está retirando a los 50 y 55 años”, advirtió Ricci.
Ventura detalló que la mayoría de los fondos pequeños ha ido a pagar deuda de los afiliados o de sus familias y a consumo corriente. “Lo restante solo alcanza para comprar un carro para hacer taxi o para poner un comercio, actividades relativamente informales y de baja productividad. Es una desgracia porque esa gente no va a tener pensión”, dijo.

 

 

 



Cifras

- 59 AÑOS es ahora la edad promedio a la que se jubilan las personas en el sistema de AFP, lejos de la edad de jubilación legal ( 65 años). 
- 65% DE LA POBLACIÓN adulta del país no realiza ninguna acción para cubrir los gastos durante su vejez, según la SBS.

 

 

El Permiso Temporal de Permanencia (PTR), es un documento emitido por Migraciones que puede ser verificado en línea para su validez a través del cual se acredita la situación migratoria en el Perú y habilita al extranjero para desarrollar actividades en el marco de la legislación peruana, explicó el laboralista César Puntriano. El PTP, detalla Puntriano, faculta por norma expresa al migrante a trabajar formalmente en Perú. Así, el trabajador extranjero con PTP y sus derechos habientes serán registrados en el Seguro Social de Salud (EsSalud), Plame, T Registro y firmar contratos de trabajo, tramitan antecedentes policiales, penales o judiciales. Cabe indicar que el PTP se concede a aquellos ciudadanos de nacionalidad venezolana que ingresaron al Perú hasta el 31 de octubre de 2018, quienes ingresaron con posterioridad deberán gestionar su permiso regular como cualquier extranjero.

Requisitos y límites
Una vez obtenido el PTP, las empresas podrán celebrar un contrato de trabajo de personal extranjero que cuenta con formalidades. Sin embargo, el contrato no será registrado ante el Ministerio de Trabajo, y no se exige al empleador la obligación de estipular el retorno al trabajador extranjero a su país de origen o al que acuerden las partes. El plazo es por un año o menor, dependiendo de la duración del PTP. Antes de vencer el plazo debe modificar su condición a la calidad migratoria especial o a la de trabajador extranjero regular.  Se aplica un porcentaje limitativo. El número de extranjero no debe exceder del 20% del total de trabajadores de la empresa y su remuneración del 30% del valor de la planilla, explica Puntriano.

Otras nacionalidades
En el caso de los ciudadanos que pertenezcan a la Comunidad Andina de Naciones (Bolivia, Perú, Colombia y Ecuador) se aplica la contratación laboral de acuerdo a este marco legal. Y en el caso, de los ciudadanos de otras nacionalidades se requiere haber ingresado válidamente al país y contar con permiso para firmar contratos. Luego deberá suscribir un contrato de personal extranjero, que es aprobado por el Ministerio de Trabajo, luego de lo cual tramitará su condición migratoria de residente trabajador, la cual tiene plazo de 1 año prorrogable anualmente. 
En este contrato sí se exige al empleador el retornar al trabajador extranjero a su país de origen o al que acuerden las partes. También se deberá cumplir con los límites de no debe exceder del 20% del total de trabajadores de la empresa y su remuneración del 30% del valor de la planilla.

Refugiados
La condición de refugiado se otorga por el Ministerio de Relaciones exteriores. Mientras se evalúe la solicitud se otorga una autorización de trabajo, y  pasado los seis meses se expide un carné de solicitante que le permite trabajar hasta el vencimiento de cada documento, si no se aprueba la solicitud, la relación termina. Debe celebrar un contrato de trabajo de personal extranjero que cuenta con formalidades, el cual no es registrado ante el Ministerio de Trabajo. En este contrato no se exige al empleador el retornar al trabajador extranjero a su país de origen o al que acuerden las partes.También se aplica un porcentaje limitativo, ya que no puede exceder del 20% del total de trabajadores de la empresa y su remuneración del 30% del valor de la planilla.