(00 51 1) 273 5728

 

La Superintendencia Nacional de Aduanas y Administración Tributaria (Sunat) aprobó hoy la facultad discrecional para no determinar ni sancionar infracciones previstas en la Ley General de Aduanas cometidas durante la Emergencia Sanitaria declarada como consecuencia del Covid-19. Mediante Resolución de Superintendencia Nacional Adjunta de Aduanas Nº 006-2020-Sunat/300000, publicada hoy en el Diario Oficial El Peruano, el ente recaudador resolvió aplicar la facultad discrecional para no determinar ni sancionar las infracciones previstas en la Ley General de Aduanas, siempre que se cumplan las siguientes condiciones en forma conjunta:

a) La infracción se encuentren comprendida en el anexo único que forma parte integrante de esta resolución
b) La infracción haya sido cometida desde el 12 de marzo hasta el 9 de junio de este año
c) La infracción haya sido cometidas por un operador de comercio exterior, operador interviniente o tercero comprendido en el anexo único
d) Se haya transmitido o registrado la información omitida o correcta.


Según la norma, no procede la devolución ni compensación de los pagos realizados vinculados a las infracciones materia de la facultad discrecionalidad aprobada con esta resolución.

 

El Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo, en atención a la declaratoria de Estado de Emergencia Nacional, decretada mediante el Decreto Supremo N° 044-2020-PCM, por las graves circunstancias que afectan la vida de la Nación a consecuencia del brote del coronavirus COVID-19, comunica lo siguiente:

* La declaración de estado de emergencia nacional decretada por el Poder Ejecutivo no justifica el despido de ningún trabajador o trabajadora. La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral - SUNAFIL efectuará las fiscalizaciones necesarias para frenar cualquier tipo de arbitrariedad que vulnere los derechos de los trabajadores y sancionar estos actos con severidad en el marco de esta emergencia. Toda decisión que prive al trabajador de su vínculo laboral es inaceptable. Ni la declaratoria de emergencia ni el hecho de contraer o ser sospechoso de tener COVID-19 constituye causal válida de despido o cese de la relación laboral.

* Solo podrán circular por la vía pública los trabajadores y trabajadoras que cumplan labores vinculadas a la prestación de servicios y acceso a bienes esenciales, esto es, aquellos que se desempeñan en:

- Producción y abastecimiento de alimentos, incluyendo su almacenamiento y distribución para la venta al público.
- Producción y abastecimiento de productos farmacéuticos y de primera necesidad.
- Centros, servicios y establecimientos de salud, así como centros de diagnóstico, en casos de emergencias y urgencias.
- Servicios de agua, saneamiento, energía eléctrica, gas, combustible (incluye producción, almacenamiento, transporte, distribución y venta), telecomunicaciones, limpieza y recojo de residuos sólidos, y servicios funerarios.
- Asistencia y cuidado de personas adultas mayores, niñas, niños, adolescentes, dependientes, personas con discapacidad o personas en situación de vulnerabilidad.
- Entidades financieras, seguros y pensiones, así como los servicios complementarios y conexos que garanticen su adecuado funcionamiento.
- Hoteles y centros de alojamiento, solo con la finalidad de cumplir con la cuarentena dispuesta.
- Medios de comunicación y centrales de atención telefónica (call center).
- Los/as trabajadores/as del sector público que excepcionalmente presten servicios necesarios para la atención de acciones relacionadas con la emergencia sanitaria producida por el COVID-19.
- Otras actividades análogas a las señaladas anteriormente.
- Aquellas actividades adicionales estrictamente indispensables de los sectores productivos e industriales que incluya el MEF, de manera excepcional y sin afectar el estado de emergencia.

* Los empleadores deben brindar a los citados trabajadores y trabajadoras todas las facilidades necesarias para que puedan prevenir y atenderse ante el COVID-19.


* Los trabajadores y trabajadoras del sector público y privado que no se encuentren en los supuestos antes citados deben acatar la medida de aislamiento social obligatorio, sin poder ser obligados por sus empleadores a asistir a sus centros de labores.


* Como gobierno hemos emitido disposiciones para priorizar que todas y todos los trabajadores del sector público y privado puedan cumplir sus labores desde su domicilio a través del trabajo remoto, siempre que ello sea posible, a fin de evitar mayores riesgos de contagio en el centro laboral o durante su traslado. Esta es una medida excepcional para salvaguardar la salud de las y los trabajadores y de sus familias.


* El gobierno exhorta a los empleadores a priorizar el empleo del trabajo remoto por el tiempo que dure la emergencia sanitaria, el cual permitirá que trabajadores y trabajadoras realicen sus labores desde casa, utilizando los medios informáticos, de comunicación u otros mecanismos que pudiera acordar con el empleador. En caso de no ser posible, los trabajadores contarán con licencia con goce de haber sujeta a compensación.


* Recordamos a los empleadores que, al inicio del trabajo remoto, están obligados a informar al trabajador sobre las medidas y condiciones de seguridad y salud en el trabajo que los trabajadores y trabajadoras deberán observar.


* Finalmente, hacemos un llamado a las y los empleadores a salvaguardar la integridad y salud de su equipo de cualquier riesgo de contagio. Asimismo, a las trabajadoras y trabajadores a respetar las medidas dictadas por el gobierno y quedarse en casa con sus familias como una medida de prevención y a denunciar el incumplimiento de estas medidas mediante los canales habilitados para ello, estaremos atentos para la aplicación de sanciones ejemplares.

Para consultas laborales de trabajadores y empleadores puede llamarse a la línea gratuita 0800-16872 y para realizar denuncias virtuales puede ingresarse a la página web www.sunafil.gob.pe.

¡Derrotemos juntos al coronavirus!

#YoMeQuedoEnCasa

 

La Sunat informó hoy que se ha dispuesto la prórroga de los plazos de vencimiento de las declaraciones juradas, libros y registros electrónicos, así como las declaraciones informativas que vencieran en marzo, medida que beneficia a las micro, pequeñas y medianas empresas. Con esa finalidad, en breve se aprobará un cronograma de vencimientos, informó la Sunat. Asimismo, refirió que también se han suspendido temporalmente las fiscalizaciones y citaciones programadas, así como la atención al público en los Centros de Servicios al Contribuyente, en tanto dure el Estado de Emergencia Nacional para hacer frente al coronavirus. Adicionalmente, sostuvo que se están evaluando otras medidas que se anunciarán oportunamente, en cumplimiento del D.S. N° 044-2020-PCM, que declara esta medida de excepción.

De otro lado, la Sunat viene implementando mecanismos de trabajo remoto para mantener las operaciones básicas relacionadas a nuestras funciones tributarias y aduaneras; y se coordina la presencia de personal mínimo para determinadas áreas indispensables de Aduanas y Tributos Internos. Los contribuyentes que deseen pueden realizar sus trámites vía Internet, considerando que la gran mayoría de los procedimientos de la Sunat se pueden efectuar de manera virtual.

 

El jefe de Estado, Martín Vizcarra, facultó a los empleadores del sector público y privado a modificar el lugar de prestación de los servicios de todos sus trabajadores, utilizando medios o mecanismos que lo posibiliten. Lo que implica que las empresas pueden instaurar durante los 15 días de cuarentena el ‘home office’ o teletrabajo. El ministro de Justicia aclaró que el teletrabajo será ‘con goce de haber’. “Habrá una licencia con goce de haber. En breve emitirá un decreto el Ministerio de Trabajo”, dijo. Cabe precisar que la legislación laboral actual sí permite a las empresa a aplicar el ‘home office’.

Brian Ávalos, abogado laboralista del estudio Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados, comentó a Gestión.pe que para ello el trabajador y su empleador deberían firmar una adenda al contrato para establecer esta medida de forma temporal. En el caso de los operarios en planta, estos sí tendrían que seguir asistiendo al centro de labores, pero los demás podrían hacer ‘home office’. Al hacer ‘home office’, el trabajador podría seguir teniendo la misma remuneración, lo que debe quedar claramente establecido en el contrato.

EL HOME OFFICE TIENE VARIOS BENEFICIOS
Recientes investigaciones informan que con el aumento de los tiempos de viaje, las responsabilidades de cuidado y el estrés de los lugares de trabajo modernos, la mayoría de los empleados valoran mucho poder trabajar desde casa.  De hecho, un estudio de 2017 en Estados Unidos, encontró que los empleados valoraban la opción en aproximadamente el 8% de sus salarios.
La investigación también destacó los beneficios, incluida una mayor productividad, calificada tanto por los empleados como por los supervisores.  Otro estudio mostró un aumento del 13% en el rendimiento de los empleados que trabajan desde casa. Parte de esto puede deberse a una mayor capacidad de concentración y menos distracción.
Realizar home office según estudios generalmente significa que los empleados tienen una mayor autonomía sobre cómo hacen su trabajo, incluidas las horas y las condiciones de su trabajo, y cómo manejan sus vidas y otras responsabilidades.  Se ha demostrado que estos beneficios conducen a una mayor satisfacción laboral, menor ausentismo y rotación , mayor compromiso con la organización y, lo que es más importante, reducciones en el estrés asociado con el trabajo. Los arreglos de trabajo desde el hogar también pueden dar a las organizaciones acceso a un mayor grupo de talentos.