(00 51 1) 273 5728

 

Aprueban el “Protocolo sobre el Ejercicio de la Función Inspectiva, frente a la Emergencia Sanitaria y Estado de Emergencia Nacional para prevenir la propagación del Coronavirus (COVID-19) en el territorio nacional” y dictan otras disposiciones / RESOLUCIÓN DE SUPER INTENDENCIA 74-2020-SUNAFIL

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) aprobó un nuevo protocolo de fiscalización mediante la Res. Nº 074-2020-Sunafil, publicada en el diario oficial, que dirigirá la fiscalización en materia laboral durante el Estado de Emergencia Nacional para la prevención del Covid -19 (Coronavirus). Así, se establece que el personal inspectivo incluye en forma indistinta a los supervisores inspectores, inspectores del trabajo e inspectores auxiliares. El personal inspectivo durante el periodo de la emergencia sanitaria y nacional, puede ejercer sus funciones de manera presencial o virtual, para garantizar el cumplimiento de las medidas excepciones y temporales que permitan el acceso a los bienes esenciales, prevenir la propagación del coronavirus, por lo que se priorizará temas:

1. Accidentes de trabajo seguido de muerte.
2. Despidos arbitrarios.
3. Verificación de hechos de aquellos que brindan una prestación laboral en bienes y servicios no esenciales o en actividades no autorizadas, durante la vigencia de la Emergencia Sanitaria y Nacional.
4. Aplicación del trabajo remoto en los trabajadores mayores de 60 años o que padezcan de factores de riesgo como hipertensión arterial, diabetes, enfermedades cardiovasculares, enfermedad pulmonar crónica, cáncer, y otros.
5. El otorgamiento de licencia sin goce de haber.

Información y comparecencia
La fiscalización laboral se puede realizar a través de cualquier requerimiento de información electrónica, siempre que se garantice esta es válida; si la empresa no cumple con la entrega de la información incurre en infracción. El protocolo además establece la suspensión de la comparecencia durante el estado de emergencia, y que el personal inspectivo recibirá la información a través del uso de tecnología de la información y comunicaciones, entre otros. 

Conozca el protocolo completo de  SUNAFIL en el siguiente link:  https://busquedas.elperuano.pe/normaslegales/aprueban-el-protocolo-sobre-el-ejercicio-de-la-funcion-insp-resolucion-n-74-2020-sunafil-1865118-1/ 

 

¿Cuál es la jornada máxima de labores que se puede fijar en el trabajo remoto? ¿Deberá el empleador compensar al trabajador cuando este (y no la empresa) sea el que proporcione los medios o equipos para el trabajo remoto? Esto acaba de precisar el Gobierno [Decreto Supremo N° 010-2020-TR].

La jornada ordinaria de trabajo que se aplica al trabajo remoto es la jornada pactada con el empleador antes de iniciar la modalidad de trabajo remoto o la que hubieran reconvenido con ocasión del mismo. En ningún caso, la jornada ordinaria podrá exceder de ocho (8) horas diarias o cuarenta y ocho (48) horas semanales. No se encuentran comprendidos en la jornada máxima de trabajo los trabajadores de dirección, los que no se encuentran sujetos a fiscalización inmediata de la jornada y los que prestan servicios intermitentes. Las partes pueden pactar que el trabajador distribuya libremente su jornada de trabajo en los horarios que mejor se adapten a sus necesidades, respetando siempre la jornada máxima establecida. La jornada de trabajo solo se puede distribuir hasta por un máximo de seis (6) días a la semana. Así lo establece el Decreto Supremo N° 010-2020-TR, publicado en el diario oficial El Peruano del 24 de marzo de 2020, norma que desarrolla disposiciones para el Sector Privado sobre el trabajo remoto previsto en el Decreto de Urgencia N° 026-2020, que fijó medidas excepcionales y temporales para prevenir la propagación del COVID - 19 .
Asimismo, la norma establece que el trabajador remoto debe estar disponible durante la jornada de trabajo para las coordinaciones de carácter laboral que resulten necesarias, motivo por el cual deberá tomar las previsiones pertinentes para que los medios de comunicación con el empleador se mantengan en funcionamiento durante el horario de trabajo.
 
Cómo el empleador debe comunicar la aplicación del trabajo remoto 
La norma establece que, a fin de implementar el trabajo remoto, el empleador comunicará al trabajador la modificación del lugar de la prestación de servicios a través de: i) soporte físico: documento escrito; o ii) soportes digitales: correo electrónico institucional o corporativo, intranet, extranet, aplicaciones de mensajería instantánea, redes sociales, u otros análogos que permitan dejar constancia de la comunicación individual. Dicha comunicación del empleador deberá contener la duración de la aplicación del trabajo remoto, los medios o mecanismos para su desarrollo, la parte responsable de proveerlos, las condiciones de seguridad y salud en el trabajo aplicables, y otros aspectos relativos a la prestación de servicios que las partes estimen necesarias.

La sola comunicación del empleador a través de alguno de los medios indicados anteriormente constituye constancia para el trabajador de la modificación del lugar de prestación de servicios, aplicándose las reglas establecidas en el Título II del Decreto de Urgencia N° 026-2020. Se establece, además, que es responsabilidad del empleador la asignación de labores al trabajador, así como la implementación de los mecanismos de supervisión y reporte de las labores realizadas durante la jornada laboral, de ser el caso, mediante el empleo de mecanismos virtuales. Dato importante: El empleador no podrá alegar el incumplimiento de las obligaciones del trabajador si no ha previsto o no ha dejado constancia explícita de las labores asignadas al trabajador y sus mecanismos de supervisión o reporte.

Cuáles son las reglas sobre los medios empleados: Compensación al trabajador 
La norma establece que corresponderá al empleador determinar los medios y mecanismos a ser empleados por el trabajador para la realización del trabajo remoto en atención a las funciones desarrolladas por el trabajador. Igualmente, se señala que el empleador deberá asignar las facilidades necesarias para el acceso del trabajador a sistemas, plataformas, o aplicativos informáticos necesarios para el desarrollo de sus funciones cuando corresponda, otorgando las instrucciones necesarias para su adecuada utilización, así como las reglas de confidencialidad y protección de datos que resulten aplicables.

Del mismo  modo, se establece que, en caso el empleador ponga en funcionamiento sistemas, plataformas, o aplicativos informáticos distintos a los utilizados por el trabajador con anterioridad y que requieran capacitación, el trabajador deberá participar del programa de capacitación a través de los mecanismos que habilite el empleador para el uso adecuado de los mismos, de manera previa a la implementación del trabajo remoto o al empleo de los mismos. Cuando corresponda, la acreditación de la capacitación es de cargo del empleador. En caso de algún desperfecto en los medios o mecanismos para el desarrollo del trabajo remoto, el trabajador deberá informar a su empleador de manera inmediata, a través de los canales de comunicación que el empleador hubiera previsto, a fin de recibir las instrucciones necesarias para brindar continuidad al trabajo remoto.
Por último, el artículo 7 de la norma establece que cuando los medios o mecanismos para el desarrollo de trabajo remoto sean proporcionados por el trabajador, las partes pueden acordar la compensación de los gastos adicionales derivados del uso de tales medios o mecanismos.
 

 

El Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) anunció que acelerará la devolución del Impuesto a la Renta que haya sido adelantado en exceso por el año fiscal 2019.  

Esta medida fue anunciada por la titular del MEF, María Antonieta Alva, vía Twitter. La ministra señaló que se busca inyectar liquidez a los hogares que afrontan dificultades por el Estado de Emergencia Nacional (cuarentena) decretado por el Ejecutivo para evitar la propagación del coronavirus (COVID-19) en el país. La Sunat efectuará estas devoluciones a través de las cuentas CCI de los contribuyentes. Si estas no son válidas, se hará la devolución de oficio, mediante órdenes de pago o cheques no negociables. Alva apuntó que la Sunat devolverá automáticamente alrededor de S/ 200 millones a 200,000 contribuyentes.

Investigación y desarrollo
La ministra de Economía también informó que se ha reglamentado la medida de promoción de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación tecnológica (I+D+i). En ella se precisa que el porcentaje de deducción depende del nivel de ingresos y valor de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) del año anterior. La lista de beneficiarios será publicada por la Sunat en julio del próximo año, así como el monto de la deducción adicional en proyectos de I+D+i.

 

La Sunat dispuso la ejecución de un conjunto de medidas para dar mayor liquidez y facilidades a todos los contribuyentes en el actual contexto del estado de emergencia nacional por la pandemia del coronavirus. Así, para la liberación de los fondos de detracciones las empresas ya no tendrán que esperar los primeros cinco días útiles de abril para solicitar la liberación de esos fondos, sino que podrán hacerlo a partir del lunes 23 de marzo; accediendo a los fondos acumulados hasta el 15 de marzo. Los contribuyentes que soliciten la liberación con abono en sus cuentas bancarias podrán acceder a esos fondos de manera más oportuna, de acuerdo con las resoluciones de superintendencia Nº 058-2020/Sunat y N° 0088/2020-Sunat/700000. Según estas disposiciones, cuando el solicitante sea titular tanto de una cuenta convencional como de una cuenta especial (IVAP), la solicitud solo comprende el saldo acumulado en la primera. En cambio, si el sujeto solo es titular de una cuenta especial (IVAP), la solicitud comprende el saldo acumulado de esta última, refiere un informe del Estudio Benites, Vargas & Ugaz.

Facultad discrecional y fraccionamiento
La superintendencia también dispuso el uso de su facultad discrecional para no aplicar sanciones por incumplimientos de las obligaciones tributarias formales, que se originen durante este período de emergencia. La facultad discrecional implica la potestad de la Administración Tributaria, estipulada en el Código Tributario, de ejercer su criterio sobre una situación determinada con base en los criterios de interés público y el marco jurídico constitucional vigente.
Respecto al fraccionamiento, la Sunat estableció que los contribuyentes que por la actual situación de emergencia se vean impedidos de pagar la cuota correspondiente a marzo, no pierdan el fraccionamiento de sus deudas tributarias. Asimismo, la obligación de presentar libros electrónicos (libro de inventarios y balances, registro de activos fijos, registro de costos, entre otros) se posterga por un mes.

El lunes pasado, la Sunat aplazó por tres meses el plazo de vencimientos de la Declaración Anual del Impuesto a la Renta 2019; también prorrogó la declaración jurada mensual de febrero 2020, entre otras medidas dirigidas a las mipymes.